Una niña vegana en el colegio: proyectos escolares

Nuestra hija siempre ha llevado una dieta basada en plantas y podemos decir que es vegana porque ella es consciente de por qué no consume productos de origen animal ni sus derivados, defiende la posición por la liberación animal y además está informada de alternativas.

En el colegio pues le han enseñando de forma especista pero siempre le hacemos saber lo que es justo con los animales. Por ejemplo desde el nido, sobre los alimentos que te brindan nutrientes y luego para la piramide nutricional usamos la pirámide nutricional vegana. Otro tema son los productos que te “dan” los animales.

Ahora que está por entrar a secuandaria vemos que hay formas más descaradas de desensiblilización.

Hace poco le ayudamos con un proyecto de anatomía. Le pidieron que lleve un corazón de pavo para que lo revisen en el laboratorio. Anteriormente le pidieron a ella y sus compañeros un pedazo de carne para observarlo.

Nos contó los niños no quisieron tocar ni mirar la carne. Les daba asco. Se quejaron del mal olor. Por esa razón les pidieron mascarillas para el día que llevaron el corazón.

La tutora les dijo que para el proyecto del corazón traigan el corazón congelado. A varios les da asco, otros llevan esos pedazos de cadaver sin problema. Además de nuestra hija hubo otra compañera que no quiso llevar el corazón. El día del proyecto falto por razones de salud.

Ella nos cuenta que le dijo a su profesora acerca de las alternativas como ver vídeos, imágenes en libros,  usar los modelos que hay en el laboratorio, pero la tutora ya tenía su clase planeada y le parecía que era mejor traer un ejemplo real. Ella piensa así por la educación que ha recibido, una educación que menosprecia la vida de los animales que son asesinados y/o explotados.

El colegio quiere mejorar su metodología pero está dejando de lado los derechos animales. Nos preocupa secundaria ya que habrán temas más avanzados en zoología o biología o como quieran llamarlo. Seguiremos buscando alternativas y negándonos a participar en este tipo de actividades. Ella sabe que no la pueden obligar a participar en ellas y sabe bien que si desobedece y recibe algún castigo, nosotros la apoyaremos.

Otro problema ha sido el proyectos con insectos. Ella no llevo ninguno. No fue solamente observarlos desgraciadamente. Ya que no estaban quietos la profesora pidió que los mataran para poder contar sus patas. M.A. respondió las preguntas de mala gana después de eso. También le había dicho nuevamente a la tutora sobre otras opciones pero sin resultado. Solamente una amiga suya no quiso matarlos y le dijo que los devolvería al jardín de su casa.

Les dejo fotos del paso a paso del proyecto. Usamos plastelina y un huevo de tecnopor. Para la próxima vez tenemos que organizar mejor nuestro tiempo y buscar otra alternativa al tecnopor. Tal vez cerámica al frío o papel maché.

Vamos a escribir al colegio porque tampoco estamos de acuerdo con que le digan que los animales no piensan ni razonan.  Está ya confirmado por científicos que los animales tiene conciencia. Tenemos a la mano la Declaración de Cambridge. Sabemos que la educación es especista, pero les haremos saber que existen otras formas de pensar y de vivir.

Declaración de Cambridge sobre la conciencia animal:

PDF

 

 

Imagen destacada:

pixabay – public domain

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s